Ciencias Jurídicas: el silencioso espacio que guarda una antigua colección aún vigente

Comenzamos la serie Más Allá de la Central explorando la Biblioteca de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción. Esta cuenta con una colección que abarca los libros básicos del Derecho junto a códigos y leyes antiguos.

Un silencio sepulcral es lo primero que diferencia a las instalaciones de la Biblioteca de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UdeC del resto de la Facultad de Derecho, con su constante ajetreo entre clases. Basta con poner un pie en la sala principal para advertir que entramos en un terreno dedicado plenamente al estudio de las letras.

“Es una biblioteca que se caracteriza por el silencio, yo creo que tiene que ver mucho con las características del estudio que el alumno realiza”, comenta Ariela Lagos, Jefa de la Biblioteca. Su trayectoria en la repartición data de 1991 y ha sido testigo de la evolución del espacio con el correr de los años.

“La biblioteca en ese momento estaba evolucionando y poniendo en práctica nuevas formas de sistematización de sus colecciones, de una forma más moderna –diríamos- acorde con lo que se estaba usando en esos momentos en el mundo, con un sistema de clasificación distinto al que había antes y también la forma en cómo se atendía al usuario era un poco distinta”, relata.

Biblioteca que está ubicada en la parte trasera del edificio que alberga a Derecho, el cual fue inaugurado en 1937, luego del traslado desde las antiguas dependencias, a un costado del Liceo de Hombres (actual Enrique Molina).

El recinto cuenta con dos niveles, uno de ellos –el más cercano a las salas de clase- alberga la colección general y las salas de estudio, mientras que la zona más baja acoge el archivo. Es en este último lugar donde podemos encontrar códigos o leyes antiguas del país, los cuales pueden ser consultados por las y los estudiantes, aunque solamente en la sala.

A diferencia de otras bibliotecas de especialidad, en Ciencias Jurídicas muchos libros siguen vigentes debido a la consulta constante que deben realizar quienes estudian Derecho. “No dejan de ser interesantes las materias que ya tienen tiempo, que son básicas en el Derecho, como los autores clásicos. Posiblemente en otras bibliotecas de especialidad, a medida que pasan los años hay material que ya va quedando obsoleto, acá no es así, el material tiene su historia y es necesario conservarlo”, explica.

De acuerdo a las memorias anuales de Bibliotecas UdeC, en el último año que podemos considerar “normal” como fue 2019, se prestaron 2 mil 898 libros y se consultaron mil 296 publicaciones seriadas.

Biblioteca Ciencias Jurídicas y Sociales UdeC

Consultas que continuaron tras el inicio de la pandemia debido a la gran cantidad de archivos digitalizados con los que cuentan todas las bibliotecas de la Universidad.

Así lo afirma Karen Jara, Directora de Bibliotecas UdeC, para quien el cierre físico de las instalaciones significó una oportunidad para dar a conocer las múltiples bases de datos vinculadas al área del derecho.

“Pudimos resolver varios temas a través de la digitalización pero también potenciar nuestras bases de datos asociadas al área jurídica como vLEX, Legal Publishing, Westlaw, que pudieron resolver la dinámica del estudio de nuestro cuerpo académico y estudiantil”, asevera.

Por su parte, la Jefa Lagos agrega que el cambio en las actividades en 2020 incluso les abrió las puertas a instancias que antes habrían parecido lejanas, como asistir a congresos organizados en cualquier parte del mundo, gracias a Internet. “Aunque resulte contradictorio, la pandemia nos trajo una oportunidad de seguir avanzando en la digitalización del trabajo en línea, a distancia. Poder también nosotros mismos como profesionales, recibir invitaciones y asistir a congresos en muchas partes del mundo”, argumenta.

A futuro los desafíos son múltiples, aunque todos tienen en común la mejora en la forma en la cual los usuarios acceden a la información, “mientras más pronto llegue al usuario mejor”, asegura Lagos.

La Directora Jara, por su parte, se fija como metas el potenciar el apoyo a la preparación que debe tener el cuerpo estudiantil en el uso de los recursos electrónicos y bases de datos, áreas donde Bibliotecas UdeC ha realizado una fuerte inversión.

“Este es un trabajo que se realiza en conjunto con los profesores y el Decano de la Facultad. También apuntamos a la extensión horaria, ya que creemos que con el retorno a la presencialidad, los y las estudiantes necesitan espacios apropiados y con horarios más extensos para que puedan utilizar las áreas de estudio y ese es el trabajo en el que estamos enfocados”, explica Jara.

La Facultad de Derecho de la UdeC tiene su precedente en el Curso Fiscal de Leyes, cuyas primeras gestiones datan de 1831, aunque se concretó formalmente en 1865. Dentro de sus instalaciones se incluyó el actual Liceo Enrique Molina de Concepción. El curso de Derecho funcionó en instalaciones anexas al actual Liceo Enrique Molina, pero a fines de los años 20 problemas económicos obligaron a cerrar el curso, por lo que se incorporó a la UdeC en 1929.

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp